El hype de los MOOCs, al asalto de la universidad

Las universidades presenciales son mejores para las fiestas, pero cada vez van a ser menos importantes para el aprendizaje. Estamos tratando de llevar el precio de la matrícula de los 50.000 dólares al año a un precio mucho menor, no ya 20.000 sino 2.000. En cinco años las mejores clases del planeta estarán en la web″ (Bill Gates, vía error500)

Las Universidades, este invento medieval, funcionan todavía de acuerdo a un esquema casi feudal. El catedrático, más si es jefe de departamento, es la cúspide de una estructura piramidal en la que los vasallos (becarios, colaboradores, auxiliares, asociados…) acotan su productividad. A esto hay que añadir el carácter recaudatorio (modelo norteamericano) que convierte la Universidad en un carísimo expedidor de titulación socioprofesional: 37 millones de estudiantes endeudados con una media de 23.000 dólares por estudiante.
Exclusivismos endogámicos, que ahora la tecnología dice querer liquidar en nombre de la democracia. En realidad, los grandes fondos de inversión que llaman a la puerta de un nuevo modelo de negocio. Al son un mantra: la educación permanente. Un ejemplo: la plataforma Coursera ha ganado su primer millón de dólares en solo 9 meses vendiendo certificados de sus cursos.

La (pre)historia es reciente. David Wiley (profesor de Utah y teórico del Open Content y los objetos de aprendizaje, basados en los principios del software libre y la programación orientada a objetos) es el pionero: en 2007 publicó el primer curso masivo y abierto, justamente sobre Open Content. Empezaba la disgregación del saber universitario.
En 2008, el primer MOOC: Connectivism and Connective Knowledge (CCK08) de Dave Cormier y Bryan Alexander.
Y el boom en 2011 con el MOOC sobre inteligencia artificial de Sebastian Thrun y Peter Norvig (los dos colaboradores de Google), en el que se inscribieron 160.000 alumnos y que hoy podemos seguir en Udacity

La moda de los MOOCs (Massive Open Online Course, Cursos en Línea Masivos y Abiertos), cursos abiertos mayoritariamente de acceso gratuito aunque a veces con tarifas de certificación o titulación, han trascendido los límites universitarios. Emprendedores y start-ups al asalto de un nicho de mercado. Formación online continuada y ubicua para autodidactas y empresas, al margen de las Universidades o bajo su manto.


Abriendo la Universidad, emerge la Enseñanza Abierta, la que antes de la web 2.0 y el conectivismo de Georges Siemens llamábamos Educación a distancia.
Dos revueltas recientes: Tim Gowers (Cambridge) se rebela en su blog [eng] contra el monopolio de las editoriales que bloquean la promoción académica universitaria, y genera un buzz que obliga a cambiar la política de publicación académica. El profesor Sebastian Thrun deja Stanford para abrir su propia universidad abierta, la plataforma Udacity.
Y una expansión imparable del nuevo modelo: Harward y Berkeley se unen al MIT, y lanzan la plataforma edX, basada en la anterior MITx.
Antes ya se había puesto en marcha Coursera, una plataforma compartida por Yale, Princeton, Michigan, Penn, UNAM y otras Universidades.
Y todavía antes, las míticas TED-Ed (conferencias educativas de los grandes líderes, subtitulados a gran cantidad de idiomas) o Khan Academy, proyecto personal desarrollado en 2006 por Salman Khan orientado a primaria y secundaria y que cuenta con más de 4.000 vídeos educativos, algunos traducidos a diversos idiomas como el español.

Las tres grandes proveedoras norteamericanas de MOOCs: Coursera, Udacity, edX (código disponible con licencia AGPL).
Reino Unido contraataca con FutureLearn en la que participan Open University (la UNED británica), una veintena de Universidades, British Museum, British Council, British Library, BBC y otras instituciones “nacionales”. E invierte más de un millón de euros en crear la Internet de las cosas escolares en varios centros como experiencia piloto: empieza la carrera por una sutil forma de minería de datos.
Dominar el mercado de los MOOCs también es una cuestión nacional.

Los MOOCs desbordan los LMS (Learning Management System), algunos tan asentados en comunidades académicas como Moodle, por su carácter masivo, abierto y asíncrono. También por su carácter informal. Me apunto en un clic, lo dejo, lo retomo, me olvido del curso, me apunto a otros dos. Cuando quiero, donde quiero, como quiero. Y por su formato: píldoras de vídeo.
Plataformas que se mueven entre los LMS y los MOOCs, donde instituciones o particulares puede crear cursos: Lore (libre, la más interesante en mi opinión), Canvas Network, Lore, CourseSites, OpenClass (se intregra en Google Apps), Udemy, o Open Class de Pearson, la más cerrada.
La hibridación entre LMS y redes sociales da lugar a herramientas que simplifican la gestión de los entornos de aprendizaje y socializan su uso. Algunas de las más interesantes: Edu 2.0 y Schoology. Otras como Edmodo o RedAlumnos todavía ofrecen prestaciones limitadas como LMS.

Colonizando las TIC: Google estrena Helpouts (compraventa de conocimientos en la que Google se queda el 20% de la transacción como buen intermediario que siempre ha sido), Linkedin lanza las University Pages (todavía en beta, aunque ya operativas las de New York University, California San Diego, Fundação Getúlio Vargas, Michigan, Rochester Institute of Technology, o Illinois), Telefónica se asocia con Qualcomm para lanzar la plataforma Weprendo.
Y cuidado con los términos y condiciones. Aquí tienes una buena comparativa gráfica (I y II) entre Coursera, Udacity, edX, FutureLearn y MiriadaX.
Según JustDeleteMe, en Udacity y edX es imposible darse de baja, y Coursera te lo pone difícil.
¿Alternativas libres en este nuevo escenario?, además de Class2go, hermana de edX, en construcción. Sí. Por ejemplo OpenMOOC, software de código abierto con licencia Apache para la creación de MOOCs para descargar e instalar en nuestro propio servidor. Y, para los expertos, Lernanta con licencias MPL/GPL/LGPL y basada en Python y Django.

En España e Iberoamérica: la UNED (obligada por su propia naturaleza), Universidades Menéndez y Pelayo, Politécnica de Madrid (Crypt4you, el primer MOOC nacional), Granada, Murcia, Politécnica de Valencia, Alicante con su MOOC para emprendedores… y plataformas compartidas como UniMOOC (Universidades de Menéndez Pelayo, Murcia y Alicante), basada en CourseBuilder.
Y las grandes plataformas anglosajonas a punto de lanzar su propia oferta hispana: en estos momentos (septiembre 2013) Coursera ofrece 12 MOOCs en español.
Un documentado análisis de los MOOCs en las universidades españolas (cantidad, temáticas dominantes, plataformas, condiciones, estrategias) concluye que hay un promedio de 2,3 MOOCs por universidad, tratan sobre todo de tecnología y economía, duran 8 semanas, adoptan plataformas genéricas y diversas, sin estrategia clara ni de país ni de universidad, con una oferta educativa orientada al mercado.

Al margen o alrededor de las universidades, varias plataformas: la iberoamericana Miríada X (Telefónica y Banco Santander), unX (emprendimiento digital, también patrocinada por Telefónica y el Santander), la descentralizada Wedubox, o Tutellus (“la plataforma colaborativa para aprender y enseñar en Español más grande del mundo”)

Miles y miles de MOOCs, ¿cómo no perderse en una maraña de ofertas que se multiplica en progresión geométrica? Repositorios globales como MOOC List, europeos como OpenUpEd o buscadores españoles como MOOC.es o Busco MOOC, o agregadores como CourseTalk

Dos tipos de MOOCs: los cMOOCs (sociales y distribuidos, de orientación constructivista y sobre todo conectivista, basados en los OER o REA -recursos educativos abiertos-) y xMOOCs (más basados en el contenido y una didáctica convencional apoyada en vídeos cortos, de orientación conductivista y cognitivista)
Parece claro que el mercado opta por los xMOOCs anclados en la inercia de las aulas de toda la vida (hace poco comprobé el carácter hiperconductista del famoso método Vaughan para aprender inglés que se vende en Internet), pero siguen apareciendo cMOOCs. Uno de los más interesantes: #ETMOOC [eng] de tecnología educativa.

¿Revolución educativa? No tanto: Más que hecho disruptivo, un cambio de estrategia.
Una crítica más radical, bien argumentada y mejor documentada: La falsa disrupción de los MOOC. La invasión de un modelo obsoleto, la educación como objetivo de mercado, uniformización cultural, minería de datos de los estudiantes.
Una oportunidad de negocio: la plataforma de aprendizaje adaptativo-predictivo mediante algoritmos Knewton ha firmado acuerdos con las principales editoriales [eng] para convertir los libros de texto en recursos individualizados usando minería de datos, un nicho millonario.
Más robótica: la inteligencia artificial (la que cada día facilita nuestras búsquedas en Google) definirá cada vez la estrategia educativa. Así de contundente se muestra el creador de Captcha y Duolingo, un sistema colaborativo de aprender y practicar idiomas en la red. Saya, la profesora robot que empezó a dar clases en Japón en 2009, sería un simple auxiliar en la nueva era del aprendizaje.
Y dejamos para otros posts los infinitos pros y contras. Solo apunto aquí el carácter regresivo que supone el auge de los xMOOCs (modelo dominante por otra parte) por el formato de clase magistral y sus fundamentos educativos conductista y cognitivista, dos teorías del aprendizaje superadas desde hace décadas.

¿Y si queremos crear y publicar nuestros propios MOOCs?
Un buen catálogo de recursos (hard y soft) en Versae [eng]
Muy aprovechable la Introducción para creadores de contenido en Wedubox.

Y por si acaso:
Una pizarra interactiva para crear vídeotutoriales (web y iPad)
VEO Video Converter, conversor online de cualquier formato de vídeo
Foter, buscador de imágenes libres

Por cierto: está a punto de celebrarse el segundo Congreso Virtual Mundial de e-Learning (7-18 de octubre 2013), con más de 50 MOOCs.

About these ads

  1. Pingback: El hype de los MOOCs, al asalto de la universid...

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s