en quevienenloschinos

20N, poderes fácticos

20N
Los menos jóvenes recordarán el término, hoy día en desuso. Los poderes fácticos eran algo así como el hombre del saco en política: una amenaza permanente para la estabilidad del sistema democrático.
Los poderes fácticos eran fundamentalmente dos. La Iglesia y, sobre todo, el Ejército. Ambos escritos en mayúscula y citados siempre con respeto.
Excepto algunos radicales, la mayoría de demócratas estaban de acuerdo en ser prudentes con los militares. Había que ir con cuidado de no herir su susceptibilidad. Por lo visto, eran muy sensibles y se sentían atacados con facilidad. De ahí que se insistiese mucho en la capacidad de sacrificio de los militares, en su aguante, agradeciendo que no respondiesen de forma violenta a cualquier situación que considerasen provocadora. Era del todo imprescindible conseguir que el estamento militar aprobase (aunque fuese por lo bajín o después de pactos más o menos secretos) las reformas que el poder político presentaba y sacaba adelante.

De golpe, los militares han desaparecido del escenario. Ya con conspiran ni asoma su aliento tras nuestro cogote. Ahora hay que calmar y aplacar un nuevo poder fáctico llamado mercado.
Los mercados, así, en abstracto. No tienen nombres y apellidos ni dirección postal ni siquiera programa. Se limitan a estar ahí exigiendo sacrificios que los políticos se encargan de ejecutar cuando gobiernan y de cuestionar cuando están en la oposición.

Mismos perros, distintos collares. La oligarquía evoluciona y se adapta a los nuevos tiempos. El ejército (en minúsculas) cumplió su misión histórica, y ahora la han asumido los especuladores financieros. Bancos, agencias de rating, inversores.
Ya lo dijo Rajoy: “Pido a los mercados un margen de más de media hora al Gobierno que salga de las urnas”, argumentando que España es un país serio y fiable que siempre ha pagado su deuda.

En fin, que ha ganado Rajoy, España se ha apuntado a la lista de países gobernados por la derecha más o menos neoliberal, pero al cabo de la media hora los mercados no se han aplacado. Hoy 21 de noviembre el IBEX baja un 2% y registra mínimos de los dos últimos meses al tiempo que la prima de riesgo se dispara.

Imagen: Revista GQ

deja tu comentario

Comentario

  1. El problema es que no va a poder crear empleo. Las medidas para despedir no crean empleo, al contrario, favorecerán el despido masivo de trabajadores por un precio más barato. Hemos vivido del ladrillo y del crédito y ambos se han agotado. Los bancos no tienen el dinero que dicen que tienen porque sus pisos no valen lo que dicen que valen. Mariano puede engañar a los españoles a base de propaganda (España va bien) pero, ¿engañará a los mercados?

  2. Lo peor, Emili, es esa especie de anonimato que mencionas. Antes por lo menos sabíamos con quién nos la teníamos que ver y, en el fondo, eran bastante más torpes que los actuales. En fin, paciencia.