en quevienenloschinos, tiempospos(t)modernos

Ahuciar

desahucio_movilizacion
La normativa española no se ajusta al derecho comunitario. Esta es la conclusión de la abogada general del Tribunal de Justicia de la UE en respuesta a una consulta del juzgado mercantil de Barcelona encargado de resolver una denuncia presentada por un ciudadano contra Catalunya Caixa, por cierto uno de las mayores casos de toxicidad financiera..
Pero no importaba ir tan lejos ni esperar tanto. Desde que estalló la crisis y los bancos dejaron de ser aquellos amigos comprensivos que concedían créditos, incluso el más ignorante sabe que los gobiernos se han dedicado a rescatar con dinero público, es decir nuestro, los desmanes de banqueros y políticos. Agujeros negros condonados al tiempo que se aplicaba el rigor medieval a familias en paro tratadas como siervos de la gleba.

Ha tenido que llegar la televisión a filmar el suicidio de una mujer en Barakaldo para que de repente los partidos se conviertan al credo humanitario que exige respeto y protección para los más débiles. Los mismos aparatos que durante estos años contemplaban desahucio tras desahucio hoy exigen a los bancos que paren la ejecución de estas sentencias de muerte. Es más: las mismas entidades financieras se adelantan al pacto PP-PSOE para anunciar su decisión de implantar una moratoria de dos años. “En casos extremos” señala, arteramente, la letra pequeña.

No hay solo una crisis financiera. Ni una crisis de valores. Ni una crisis de líderes. Más peligrosa: una crisis del lenguaje, colonizado cada vez más y mejor por una clase dirigente que subvierte el significado de las palabras para así usarlas como la más eficaz de las cortinas de humo. Los bancos ayudan al desarrollo social. Los ejércitos ayudan a resolver conflictos. Los partidos y los sindicatos son el sostén de la democracia.
Hay un cambio de paradigma: un escenario distinto (economía financiera global que se mueve a velocidad vertiginosa sin contrapoder que la regule o simplemente vigile) en el que siguen actuando los mismos protagonistas de siempre (políticos, partidos, gobiernos nacionales, sindicatos)
Hay un deshaucio más profundo que el que han conseguido frenar los activitas (chapeau por todos ellos) de Stop Desahucios: la sociedad (¿solo la española?) carece de representantes y gobernantes que la puedan ahuciar.

Ahuciar: (De afiuciar) 1. tr. desus. Esperanzar o dar confianza.

Actualización (18-11-12) Imperdible el debate en la 1 sobre el tema, con intervenciones del juez decano de Zaragoza y la portavoz de afectados por la hipoteca que no creo volvamos a escuchar en mucho tiempo en un canal público:

deja tu comentario

Comentario