en más o menos

Autonomías, culpables

autonomias

Según los números del PP, las autonomías no han hecho sus deberes y han disparado el déficit público de tal manera que hay que congelar sueldos y prepararse para lo que venga. Esto no es más que el inicio del inicio, según Soraya.
O sea que los miles de millones inyectados a la banca (CAM o Banco de Valencia, por poner solo dos ejemplos) y los sueldos de sus directivos (Rato: 2,3 millones de euros, para ir tirando) no tienen ninguna incidencia en la economía del país. Tampoco influye el déficit privado: la culpa es de las autonomías.
Casualmente, este diagnóstico coincide con el discurso centralista del PP y refuerza uno de sus imaginarios: España se rompe.
Vía libre pues para recortar competencias, equilibrar presupuestos y uniformizar derechos y deberes ciudadanos. En sintonía con este nuevo espíritu (facilitado sin duda por la errática gestión de ZP en la materia), Rubalcaba ya predica la homogeidad territorial, por si quedaban dudas de que los dos grandes partidos comparten currículum oculto.
Y el presidente de Extremadura se destapa con un mensaje navideño que podría pasar por críptico analizado fuera de contexto: “no es más que ninguna pero no es menos que ninguna”: Y además repite el eslogan en vasco y catalán, ¿tantos emigrantes vascos y catalanes alberga el campo extremeño, que haya que echar mano de traducción automática?

Aunque sigue sin aclararse el enigma: ¿por qué el PP no se escandalizaba cuando en Valencia y Balears (Camps y Matas) se disparaba el gasto público hasta un derroche que roza con la corrupción?

deja tu comentario

Comentario