en despuesdegoogle

Binge watching, atracón de series

La tendencia empezó a manifestarse con el DVD. Te comprabas la temporada tal o la colección completa de tu serie favorita porque no habías visto algún capítulo o simplemente se te había medio olvidado, y te ponías a ver el DVD de cabo a rabo.
Binge watching en estos tiempos en que casi ha desaparecido el DVD significa zamparte una temporada que has ido bajando de la red. O de Netflix, uno de los pocos distribuidores que se animan a publicar de golpe una temporada completa justo cuando la estrenan.
La moda tiene que ver con cambios de conducta y contexto:

– 1. El consumidor de hoy se ha liberado de la esclavitud del directo impuesta por el canal o productora de turno. Vídeo bajo demanda, una fórmula adaptada ya por todos los canales con su oferta de programas a la carta colgados en su web.
– 2. La popularización del P2P. No ha habido regulación ni policía capaz de detener el intercambio masivo de archivos. Puedo descargarme cualquier serie subtitulada.
– 3. La multiplicación de series de calidad. De cuatro o cinco series de culto, hemos pasado a una oferta inabastable. No hay tiempo para ver, capítulo a capítulo, las tres, cuatro o siete series que intento seguir o al menos curiosear.
– 4. La televisión convencional es cada vez peor (o igual de mala) y el cine resulta caro.
– 5. La necesidad de disponer de un lapso de tiempo suficiente. Tranquilo, desconectado. Y solo lo encontramos en el fin de semana. Unos van de excursión, otros hacen sociales (discoteca, amigos, familia, parrillada) y los frikis de las series (un colectivo en aumento) se zambulle de lleno en una temporada. O dos. Si nos damos un atracón podemos sacarle al fin de semana unas 20 o 25 horas, justo las que consumen dos temporadas completas.
netflix
¿Bulimia narrativa? Los psicólogos ya preparan alarma y toque de queda.

deja tu comentario

Comentario