en opinión, política, quevienenloschinos

Catalunya, de la xenofobia al soberanismo

xenofobia
El discurso del PP catalán se parece al de Jimmie Aakesson, líder del renovado SD sueco, no solo en su letra sino también en lo bien que les ha funcionado. Nunca habían obtenido tantos votos como ahora. La extrema derecha niega que lo sea y se limita a decir que propone una inmigración ordenada: Suecia para los suecos y Catalunya para los españoles.
Que los de fuera vengan por rigurosa lista de espera y construyan sus mezquitas de acuerdo a los patrones arquitectónicos de aquí: un mensaje que la gente entiende, aunque pueda no estar del todo de acuerdo. Esto es lo bueno que tiene la derecha: sabe expresarse tocando el corazón amenazado de los votantes. La familia, la nación, el orden, las costumbres.
Sobre todo desde que se ha modernizado. Fíjense cómo los nuevos líderes de la extrema derecha europea son jóvenes y casi guapos, lejos del modelo Le Pen. Adiós al inmovilismo, esta marca que tanto afeaba su ideología en estos tiempos de cambios continuos. La derecha ahora no quiere parecer autoritaria sino civilizada, y por eso habla más de economía que de xenofobia. De estadísticas en las que envolver los miedos. De la nación.
Los otros (extranjeros pobres, musulmanes) son los culpables del actual desorden de las cosas. Pero no hablan de la estafa bancaria, de la voracidad sin escrúpulos de los mercados, de la burbuja inmobiliaria.
Catalunya amanece más xenófoba y más soberanista, dos opciones que castigan el discurso izquierdista del tripartito incapaz de liderar la reacción ante la crisis internacional. Montilla acertó: no repetirá como candidato.

Artículo publicado en Ultima Hora (30-11-10)

deja tu comentario

Comentario