Millie Brown, la exorcista buena de Stranger Things

Vale, la serie es entretenida y se ve con gusto. Tiene misterio, suspense, amor adolescente, aventuras de niños. Recuerda a Spielberg, Stand by me, Los Goonies, Stephen King y cincuenta iconos más de los 80, meticulosamente programados para que aparezcan en la serie al ritmo de la nostalgia que despierta en los treinta/cuarentañeros, el público a quien va dirigida la serie.
También es cierto que su lanzamiento en pleno verano ha coincidido con un bajón general de la parrilla, y este desierto la ha beneficiado. Stranger Things está de moda, todos hablan bien de ella. A su favor, los pocos capítulos de esta primera serie, que facilitan su consumo y evitan el desgaste. [+]

Spotlight: bona història, peli fluixa

Veus la peli amb indignació creixent, amb horror. És pitjor que un thriller, una crònica esgarrifosa que et commou. Per això, la peli enganxa. Entreté, si pot emprar-se aquesta paraula per referir-se a una història real que a més a més continua viva en molts indrets. Malgrat la sinceritat del Papa Francisco, l’Esglèsia és plena de pederastes actius o passius. Com es diu en el film, es tracta d’una malaltia estructural, d’una esquizofrènia sistèmica. [+]

Boyhood, ¿y esto era todo?

No repetiré los muchos elogios a una peli tan original (por aquello de rodar el paso del tiempo en tiempo real, valga la redundancia: 12 años desfilando en dos horas mágicas) y emocionante/emocionada, estos personajes que se cuelan en nuestras conversaciones y recuerdos, acompañándonos. La relación de Mason (qué chico tan encantador) con su padre. La hermana con la autoestima por las nubes. [+]

Virginia Johnson & Lizzy Caplan

Masters of Sex es Virginia. Todos los seguidores de la serie están enamorados de ella. Una mujer aparentemente frágil e insegura. Separada con dos hijos (¡en aquella época puritana y machista de los 50!). No tiene título universitario que le permita reconocimiento académico y profesional en el estudio que desarrolla con el doctor Masters. Cambia de pareja, duda. Pero cuánto carisma. [+]

Agosto, mujeres fuertes y malas

Peliculón. Reparto que tira para atrás (Meryl Streep y Julia Roberts sin maquillaje). Diálogos teatrales. Retrato duro sin final feliz de una familia histriónica y liberada que celebra un reencuentro que resulta ser catártico.
Desaparece el padre, harto de cargar durante años con la presencia patológica de la esposa. [+]

Never let me go, el amor verdadero

Nunca me abandones. La ciencia ficción puede ser otra cosa. Sin efectos especiales ni extraterrestres. Puede ser un relato poético y sutil, una historia imposible de amor verdadero como la escrita por Kazuo Ishiguro y llevada al cine por Mark Romanek, y Alex Garland. Una historia desgarradora y al mismo tiempo serena de aceptación de la muerte. [+]

La vida de Adèle, microfísica del poder sexual

No me ha interesado especialmente la historia lésbica ni el realismo de las relaciones sexuales. Un amor hetero podría tener parecidos componentes: dependencia, obsesión, atracción fatal.
Me ha interesado la relación de poder que se establece entre Adèle y Emma porque la relación afectivosexual es expresión de la anterior. Adèle es una chica simple, biológica y culturalmente: le gusta comer, duerme con fruición (cuántos planos cortos nos la muestran en primer plano durmiendo profundamente) y no quiere ser más que una maestra de infantil. No aspira a más. Su vida es amar a Emma. Tan simple e intenso este amor, que cuando no se siente suficientemente atendida busca consuelo en otro. [+]