Mumare i el boom turístic

Cotxes de lloguer per tot arreu, iots a vessar, megacreuers que descarreguen tones de turistes, carrers i botigues saturats, parcs temàtics, grans superfícies, platjes… Res a afegir a l’actual invasió que notam per poc que ens moguem i que, ai, les estadístiques certifiquen. I poc es pot dir que no s’hagi dit sobre l’altra explotació. A més d’explotar els recursos i el territori, la indústria hotelera explota els treballadors: horaris infinits, sous esquifits. Així funciona el miracle econòmic espanyol i la recuperació de la contractació a les comunitats turístiques com són ara Eivissa i Mallorca (Menorca és cas apart). Els gran hotelers no reinverteixen els guanys en la societat i al final l’ecotaxa acabam pagant-la els indígenes. I ningú s’escandalitza en veu alta, fora les organitzacions ecologistes, per por a perdre el tren de la recuperació. Potser, si Turquia, Egipte o Tunísia no neutralitzen el terrorisme, l’estiu que ve sigui encara més ple de turistes low cost / tot inclòs. [+]

Geotópicos, simiocracia, Españistán: Aleix Saló

Cuatro vídeos, libros o ebooks: Hijos de los 80, Españistán (de la burbuja inmobiliaria a la crisis), Simiocracia (crónica de la gran resaca económica) y Euro Pesadilla (alguien se ha comido a la clase media), y ahora Euro Nightmare (What the UNITED STATES thinks of EUROPE) sobre cómo nos vemos en el mundo a través de tópicos y bloques geopolíticos: un repaso más simpático y superficial que las radiografías anteriores. [+]

Fracking & prospecciones

Vuelvo a recomendar la lectura de Los futuros que vienen de David de Ugarte, el tercero de los ensayos que forman la trilogía de las redes, de descarga gratuita. Digamos más bien: los futuros que no vienen. Que no acaban de llegar porque las fuerzas del pasado se resisten a ceder el paso.
Por ejemplo, la industria del petróleo. En vez de aceptar que su ciclo histórico se está acabando (no solo porque una sociedad basada en la energía fósil ya no es sostenible desde el punto de vista ecológico sino por el agotamiento de las reservas) [+]

Trader, trading: aquí te pillo, aquí te mato

A lo mejor te has topado con ofertas de cursos de trading, una actividad (¿mejor un hobby?) financiera en auge, casi una moda.
Para los despistados, el trading consiste en comprar y vender en la Bolsa a cortísimo plazo. Jugar con las acciones como harían los niños. Inmediatismo inversor: veo que una acción tuya sube un poco, la vendo. Veo que baja un poco, la compro. Todo en cuestión de minutos, sin esperar a que se confirme la tendencia ni consultar más datos. El trading es una actividad (¿más bien un hobby?) excitante, compulsiva, estresante. Pura adrenalina, máxima concentración. [+]

Rusia, gas contra jamón

Conflicto de Ucrania. Derribo del avión de Malaysia Airlines. La UE y EEUU acuerdan un paquete de durísimas sanciones (banca, defensa y otros sectores) contra Rusia. El zar Putin contraataca y ordena bloqueo a la importación de productos de la UE y EEUU, sobre todo agrícolas y cárnicos. Las llamadas economías emergentes de América Latina (Brasil y Chile especialmente) se postulan como alternativa y Putin les guiña el ojo. La UE y EEUU suplican a Brasil y Chile que no exporten sus productos a Rusia… [+]

Dinero low-cost

Los derrumbes financieros tienen que ver con las burbujas (típicamente inmobiliarias, pero también tecnológicas como la de las puntocom entre 1998 y 2000) y el abaratamiento de los créditos. Por supuesto, con la complicidad de los gobiernos y las instituciones reguladoras que casualmente son incapaces de detectar los signos de alarma en sus primeras fases.

La historia es más o menos así: los grandes inversores deciden abandonar un sector (económico, geográfico) para embarcarse en otro distinto. Ponen en marcha el marketing que lo haga apetecible (¿recuerdan las maravillas de Marina d’Or?) e invierten masivamente. Los productos (por ejemplo, las casas que se construyen sin parar) suben y suben de valor. Para que los compradores den abasto a tanta oferta se fuerza a los bancos a facilitar préstamos sin apenas garantías. Dinero artificial que cuando deja de fluir (caída de Lehman Brothers, hipotecas subprime) deja en la ruina al sector (ciudadanos desahuciados, empresas quebradas) pero a salvo a los grandes inversores: los gobiernos salen en ayuda de los bancos y colocan dinero público en sus cuentas. Usted y yo hemos pagado la burbuja. [+]

Gowex, más burbujas y castas

Martes: Gotham City Research publica su informe Let’s Gowex: La Charada Pescanova (a Pescanovan Charade) según el que Gowex valía en realidad 10 millones de euros en vez de los 1.400 millones que valía en Bolsa. El estudio recordaba que el consejero delegado de la empresa Jenaro García hace unos años había hundido otra empresa, Advanced Refractive Technologies.
Inmediatamente Gowex (web actualmente inaccesible) contraataca y anuncia una querella.
Sin embargo, al día siguiente, la Bolsa da crédito a estas informaciones y Gowex pierde más de un 60% de su valor. [+]

Proxy advisors, otro oligopolio

Internet y la globalización han posibilitado la larga cola (explosión de nichos de mercado, multiplicación de pequeñas ventas que abre la puerta a emprendedores sin apenas soporte financiero inicial) al tiempo que se consolida la concentración de capital gestionada por fondos de inversión en un escenario transnacional.
Unas pocas grandes empresas dominan el mercado, de la misma forma que un reducido porcentaje de la población posee la mayor parte de la riqueza: 85 multimillonarios acumulan tanto dinero como la mitad más pobre del planeta.
Y este oligopolio tiene que subcontratar servicios para poder gestionar sus infinitas propiedades, fragmentadas en acciones que circulan a través de las compañías desparramadas a lo largo y ancho del mundo.
[ + ]

Fútbol 2.0: del Oviedo a Iniesta

AUMENTO DE CAPITAL DEL REAL OVIEDO accionistas fotografia de LUISMA MURIAS
El fútbol televisivo de los últimos años: otra versión de la misma deriva financiera que forzó el boom inmobiliario y finalmente nos ha dejado sin trabajo ni pensiones. No se trata del esquema Ponzi que sustentó la estafa de Madoff (50.000 millones de dólares fundidos en pleno Wall Street) sino algo todavía más simple: el negocio de la gallina de los huevos de oro.
Explotar el filón por encima de sus posibilidades, con la complicidad de políticos, empresarios y banqueros. Hoy, con Jesús Gil (At. Madrid) o Manuel Ruiz de Lopera (Betis), procesados y condenados por fraude, sabemos que más de 21 de las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD) de Primera y Segunda División se han tenido que acoger al concurso de acreedores o que la deuda de los clubes de fútbol español de primera división supera los 3.530 millones de euros: cantidades astronómicas que seguramente, como está pasando con el agujero negro bancario, tendremos que pagar entre todos: para eso están los funcionarios, el IVA y los pensionistas.

Y como pasa en la sociedad civil, también en el fútbol hay víctimas: equipos como el Málaga (propiedad del jeque catarí Al Thani. Ha sido multado con 200.000 euros y la exclusión de campeonatos de la UEFA por acumulación de deudas) o el Racing (controlado por el indio Ahsan Alí Syedo, enfrentado a la masa social) han perdido identidad. Otros, como el Hércules o el Elche, están a punto de ser “nacionalizados” como ha pasado con tantas cajas e ahorro, al ejecutarse las deudas contraídas temerariamente con la extinta CAM.

Hay damnificados pero también brotes de solidaridad como sucede en la vida real. Organizaciones que intentan detener desahucios futbolísticos, aprovechando el carácter viral de la web 2.0. El Real Oviedo (en primera división en 2001 después de 13 años de permanencia, pero en caída libre desde entonces por una gestión nefasta) está en camino de salvarse de la desaparición gracias a la campaña #SOSRealOviedo lanzada en Twitter por Sid Lowe, corresponsal en España del diario británico The Guardian, las consiguientes donaciones provenientes de más de 200 países, el apoyo de famosos (Raúl, Mata, Cazorla, Alejandro Sanz, Fernando Alonso, Melendi…) y ciudadanos que han comprado masivamente acciones a 10,75 euros cada una. Así, hasta que Carlos Slim ha invertido dos millones convirtiéndose en el mayor accionista del club. Final feliz con broma de por medio.
El Albacete, otro histórico en crisis, no ha necesitado de la suscripción popular. La ampliación de capital ha contado con un postor de excepción: el novio de España (Andrés Iniesta, ¿quién si no?) ha comprado 7.000 acciones: 420.000 euros por amor a su tierra.

Imagen: Seguidores del Real Oviedo suscriben acciones del club asturiano. Luis Murias (El Periódico)