en opinión, política

Derecho a no fumar

Junto al desastroso balance económico del último ZP y los bandazos en materia internacional o política antiterrorista, por poner solo unos ejemplos de una deriva ejecutada, ay, sin complejos, hay que alinear varias iniciativas legislativas que seguramente todavía servirán como referencia dentro de bastantes años. Me refiero por ejemplo a la legalización de la condición homosexual (cuesta imaginar un gobierno del PP en España, del PNV en Euskadi o de CiU en Catalunya adoptando una medida semejante), la insistencia en proteger al género femenino de todo tipo de abusos (me refiero a la testimonial ley de paridad o a la ley contra la violencia de género) o a la reciente ley anti tabaco. Ni esta última ni la anterior hubiesen salido adelante de estar gobernados por nacionalistas conservadores (perdón, centristas) de una u otra nación. Esto es lo malo de la izquierda, incluso cuando es valiente y coherente: no sabe suficiente de números. Se entusiasma con las causas sociales y se olvida de los mercados, hasta que un día la deuda soberana o el déficit arrasa con los jubilados, los parados, los pensionistas y los bebés. La urgencia catastrofista de las reformas laborales y fiscales impuesta por el capital globalizado es tal que nos borra de la memoria conquistas recientes y todavía frágiles. El PP quiere echar el freno, si no la marcha atrás, en materia de derechos de homosexuales, mujeres, antitaurinos o no fumadores, colectivos sin apenas derechos durante mucho tiempo, amenazados aún por la Iglesia en unos casos o por la libertad neoliberal en los otros.

Artículo publicado en Ultima Hora (04-01-11)

deja tu comentario

Comentario

  • Contenido relacionado por Etiqueta