el-arbol-de-la-vida

en quevienenloschinos

Desahucios sin amnistía

Rec Desahucio
El gobierno del PP abrió una puerta falsa para que aquellos evasores fiscales pudieran blanquear sus millones de forma oficial en las mejores condiciones posibles. Por supuesto, nada de cárcel ni juicio ni lista negra.
Unos meses antes el gobierno del PSOE se despedía del poder indultando a Alfredo Sáez, consejero del Santander, salvándole así de ir a la cárcel y de la inhabilitación impuesta por el Supremo.
Conmovedora sensibilidad de los gobiernos por las corruptelas financieras, contempladas con empatía y abordadas con complicidad. Ya se sabe: España es generosa. También Mas y Pujol parece que fueron comprensivos con su banca.

Normal: muchos de los políticos de hoy serán mañana altos cargos en algunas de las grandes corporaciones. Aznar en Endesa, Felipe en Fenosa, Zaplana en Telefónica, Acebes en Iberdrola. Veinte exministros y dos expresidentes están actualmente a sueldo de grandes compañías muy influidas por el Gobierno. Una red social VIP de la que forman parte líderes políticos y empresariales, de la que quedan excluidos currantes a pie de calle, más si están en paro.

Será por esto que aquella amnistía para ricachones no tiene contrapartida para pequeños propietarios en la ruina, titulares de una hipoteca convertida en condena a muerte: la reciente ley ni siquiera es retroactiva. No ha habido piedad en los desahucios, quienes no pueden pagar a final de mes no forman parte de esta red social que empuja por ejemplo a los bancos a condonar las deudas (más de 200 millones en 2007) de los partidos políticos. Comprensión recíproca (los gobiernos perdonan a los bancos), de la que quedan excluidos los parados. No hay amnistía ni condonación para ellos.

deja tu comentario

Comentario

  1. Si se hiciera una dación en pago retroactiva la gente dejaría de pagar sus pisos ipso facto, devolviéndolos al banco, que se hundiría inmediatamente porque no podría gestionar tal hecatombe y porque los pisos valdrían la mitad (o menos) de las hipotecas concedidas. Cualquier persona que tuviese depósitos en bancos se encontraría con que no puede retirarlos, bien porque se los congelan (corralito) o porque directamente le devuelven lo mínimo (100.000€ por persona y entidad). En un principio equivaldría al colapso, pero también sería un respiro para la gran mayoría que dedica todo su esfuerzo a pagar su hipoteca. Al bajar drásticamente el precio de la vivienda, el dinero se emplearía para fines que tienen más relación con el trabajo que con la especulación. Las cosas cambiarían también en el panorama bancario, subirían los intereses de los préstamos por encima del 10% (bastante por encima), cobrarían más por servicios y ofrecerían menos por tu dinero, pero todo sería más cercano a la economía real y más lejos del mundo especulativo. Esto no sucederá porque los que gobiernan el mundo (como bien apuntas en tu artículo) son los ricos y las grandes corporaciones.
    Sin embargo, en el fondo son un gigante con pies de barro o de humo, según se mire. No hay dación en pago. ¿Significa esto que la hipoteca mantenga su valor? No realmente. El banco se queda el piso (que vale la mitad) y mantiene como deudor del resto al hipotecado, con lo que en los libros de cuentas del banco ese activo figura intacto. La realidad es que el hipotecado, que ha perdido su trabajo, no podrá pagar nunca su deuda, con lo que el apunte contable del banco sigue siendo humo.
    Ahora les da por el banco malo (¿es que alguna vez hubo alguno bueno?), pero el esfuerzo que significa gestionar los miles de viviendas también tiene un precio, y éstas no se venderán al precio que estaban hace unos pocos años.
    Todo está sujeto con pinzas y ya se está comenzando a desmoronar el edificio. No es un colapso al estilo de un derrumbe, sino más bien un proceso de erosión que va afectando a la sociedad por capas, como un cáncer. ¿Resultarán afectada también la cúpula del sistema? Yo no apostaría.