en despuesdegoogle, tiempospos(t)modernos

El fútbol cede y es colonizado por la tecnología

rafa-benitez-chelsea-ipad-app-8
El opio del pueblo potsmoderno también se cae del pedestal. El fin de los grandes relatos (el progreso, la patria, el paraíso cristiano, la universalidad ilustrada, la sociedad sin clases marxista…) añade a su lista el último bastión.
Nos quedaba el fútbol. Liturgia ofrendada por semidioses de la excelsitud de Messi. Rito anclado en orígenes míticos que permanecían inalterados, blindados frente a cualquier intento plebeyo de modernización: es gol porque el árbitro así lo ha pitado aun en contra de toda la documentación audiovisual generada instantáneamente: 20 repeticiones de la misma jugada desde 15 ángulos distintos no podían cambiar la sacrosanta decisión arbitral.

Pero esto se acabó. El principio del fin: el campeonato mundial de clubes celebrado en Japón ha usado el equivalente del ojo de halcón en el tenis para dirimir posibles goles fantasma. Peor: el venerable Blatter anuncia que se incorporará esta tecnología (o un chip insertado en el balón) en el Mundial de 2014

No solo entra la tecnología en el campo (¿quién podía imaginar tamaño sacrilegio?), también los entrenadores dejan la pizarra secular para abrazar un software como Global Coach, una aplicación (por supuesto con versión para iPad) desarrollada por Elite Sports Technology y el mismísimo Rafa Benítez cuando dirigía al Liverpool.

¿Y los futbolistas? También están siendo abducidos por la tecnología: los jugadores del Borusia de Dortmund entrenan en una máquina denominada Footbonaut, una instalación mecanizada con lanzadores automáticos y señales lumínicas orientada a mejorar los reflejos del futbolista

Adiós a la épica, reservada a los clips que anuncian la Champions. El fútbol migra hacia las consolas: FIFA 13 es uno de los dos títulos más vendidos en octubre de 2012 en España

deja tu comentario

Comentario