en más o menos

El Havre: crítica social y ternura

el-havre
Película no apta para amantes del cine norteamericano. Coproducción (Finlandia- Noruega- Francia) de bajo presupuesto dirigida por el finlandés Aki Kaurismäki en torno a la inmigración.
Historia mínima (un grupo de africanos sin papeles son descubiertos, pero un niño consigue escapar y es acogido por un limpiabotas mayor que tiene su mujer enferma) que rehúye toda escena de acción, situación violenta o amorosa (ni un solo beso en toda la película) y reduce la banda sonora a cuatro pinceladas.
Planos largos, a veces larguísimos. Diálogos escuetos. Protagonistas mayores: viejos dignos y guapos ajenos a la pobreza en la que sobreviven.
Cine entre social y surrealista, ambientado en un barrio bajo pero solidario salpicado de algún que otro cultismo (la panadera leyendo un cuento de Kafka) al servicio de una causa: la denuncia de las penurias que deben soportar los emigrantes ilegales. Contada sin embargo con un humor tierno y simple propio de un cuento fantástico, que puede desorientarnos.
No me gustó la dirección de actores, obligados en demasiadas ocasiones a un estatismo exagerado a lo Buster Keaton (uno de los referentes de Kaurismaki), aunque tal característica forma parte del manual de estilo de un director que ya suma una veintena de películas en su filmografía (Contraté a un asesino a sueldo, Leningrado cowboy, Luces al atardecer, La vida de bohemia, Hamlet va de negocios… muchas de ellas puedes verlas en Filmin)

deja tu comentario

Comentario