en mipapámemima, tiempospos(t)modernos

El porno y los hombres femeninos

Si eres de los que pierdes el deseo sexual cuando las cosas van mal con tu novia o esposa. Si eres de los que no siempre estás dispuesto (cualquier sitio, cualquier momento, ¿incluso cualquier mujer?) al ñaca-ñaca. Si eres de los que todavía no te has estrenado en comprar alguna de las cien formas de prostitución femenina. Si puedes pasar semanas y hasta meses sin una tía que te caliente la cama… Entonces eres raro.

Si ves porno y resulta que te aburre más que te excita. Si te cansa tanta gimnasia de meter y sacar, tanta apología de la polla, tanto buscar agujeros y agarrarse a curvas. Si no te crees que el sexo real tenga que ver con esta exhibición de poder fálico, porque has leído estadísticas que hablan de un 40% de hombres con problemas de eyaculación precoz, más del 40% con disfunción eréctil (vamos, que no se les sube). Si tampoco te convence la adoración femenina a las lluvias doradas, cuando todos los informes muestran la caída en picado de la calidad del semen. Si te resulta infantil o cavernícola esta puesta en escena de la dominación masculina… Entonces eres raro.
Hombre femenino
Tienes un problema, brother. No eres tan machote como deberías. Igual eres marica. O transexual. O mucho peor: un hombre femenino para los que todavía no se ha creado la etiqueta correspondiente. Eres raro.

deja tu comentario

Comentario