en tiempospos(t)modernos

España no es Europa

Alemania Spain PIB
La transición vino acompañada de la peregrinación a Europa, y ambas opciones fueron paseadas bajo el palio laico de la democracia, presidida por el Rey. Desde entonces no ha habido más doctrina que esta trilogía (monarquía-democracia-Europa), hoy a punto de naufragar.
La catástrofe electoral del PSOE llega acompañada de la irrupción de ETA en el Parlamento. Y Urdangarín se ha unido al derribo monárquico mientras la UE de Merkozy se encarga de colocar el Estado español en el pelotón de los torpes.
Nada volverá a ser como nos contaban que fue, aquel idilio consensuado que colocó a España en el disparadero de las naciones más ricas del mundo. Un milagro, que hoy sabemos estuvo basado en la especulación inmobiliaria y que pasada la euforia inversora ha dejado al país en pañales: no hay industria productiva capaz de tirar del carro.
Alemania ha aprovechado la crisis para reconquistar Europa imponiendo unas condiciones que harían envidiar a los kaisers anteriores. La periferia (Irlanda y el sur mediterráneo), castigada por no tener una economía exportadora como la alemana y obligada a pasar la factura del euro único a sus ciudadanos. A los trabajadores, sin excluir a los funcionarios.
Neoliberalismo que nos pilla con el pie cambiado por cuanto ni siquiera somos ricos en emprendedores, salvo Euskadi y Catalunya. Y encima nos aferramos a extravagancias como la SGAE y la ley Sinde. Al tiempo que Suiza legalizaba las descargas de Internet, el Gobierno de Zapatero se despedía con la intención de aprobar la ley más impopular de la historia.

deja tu comentario

Comentario