en diariodeunprofe

Indefensión aprendida

Los niños son muy obedientes: siempre cumplen las expectativas que reciben de sus mayores más cercanos (normalmente los padres, también los profes en la escuela)
“Es un trasto”, “no puedes confiar en él”, “es una perezosa”, “no se entera de nada”… Sería interesante indexar los comentarios negativos que vertemos sobre niños y adolescentes y que ellos se limitan a confirmar con su conducta. Hacen lo que se espera de ellos.

Un experimento tan simple como el que muestra el vídeo: el grupo que no pudo resolver las dos primeras pruebas (simplemente porque eran irresolubles) se desentendió en la tercera prueba aunque esta sí se podía resolver fácilmente. Al segundo intento se inhibió.

Esto es la indefensión aprendida, y los padres y profesores se la enseñamos a nuestros hijos y alumnos. Tantas veces.

La indefensión aprendida es una aportación de Martin Seligman y forma parte de su psicología positiva

deja tu comentario

Comentario