en mipapámemima

Interestellar: hola, papá

Agujeros negros (Stephen Hawking siempre presente en nuestra cultura; investigaciones en marcha: ahora resulta que no destruyen la información que devoran), exploración del espacio más allá de Marte, decrecimiento (más bien colapsismo) o el fin inminente de recursos: tres temas tan vivos, tan inquietantes.
Además Nolan se marca una historia poderosa, a momentos hipnótica, al mejor estilo Kubrick que a mí particularmente suele parecerme excesivo. Pelín grandilocuente. Inception, megalomaníaca. Y sus Batman barrocos…
Interestellar me ha gustado. Encuentro que está muy bien contada, que mantiene la tensión narrativa. Entretiene, cautiva, emociona.

Pero quería hablar de los papás. Papás solteros (o viudos o como sea que han llegado a vivir sin pareja y con hijos): el astronauta y el científico. Los dos personajes clave en la salvación de la Humanidad (uno desde la ciencia, otro desde la tecnología) son papás solteros con hija. Una hija fiel que vuelve a adorar al padre como aquel ser superior que fue antes de nuestra era postmoderna, una hija discípula.
¿Regreso al imaginario clásico?

interstellar

Papá soltero, un icono que se repite en la cinematografía reciente y que no existía como tipo o rol en toda la historia del cine. Hace dos o tres décadas apareció el papá tonto, protagonista de pelis cómicas: un papá separado en apuros porque era incapaz de gestionar la vida doméstica que debía compartir con sus hijos durante el fin de semana. Pero llevamos unos años en que este estereotipo ha sido sustituido o complementado por otro bien interesante: el padre soltero. Y además en pelis de animación dirigidas a un público familiar, si no infantil. Entrenando a tu dragón, Gru mi villano favorito. Kung-fu Panda… Un papá autosuficiente que escenifica de forma confortable la ausencia de la madre en el hogar: mensaje tranquilizador para los niños postmodernos.

Salvando todas las distancias, Interestellar comparte este mismo filón. Y lo hace al mejor estilo épico. Ya no se trata de la crisis del papá en apuros (como en Shrek 4) o la eficacia de un buen gestor doméstico. No hay tormento como en Birdman sino triunfo. Apoteosis. La hija completa el trabajo del padre. El padre encuentra a la hija. Conquista a la hija. Ha tenido que viajar por espacio-tiempos cuatridimensionales (cuando los norteamericanos se ponen a lo hacen a lo grande) pero al fin consigue el milagro.

¿Un mundo sin mamás necesarias?

deja tu comentario

Comentario