en quevienenloschinos

John Gray: "El sueño europeo ha terminado y también el dominio occidental"

[…]Los líderes políticos europeos quieren conservar las estructuras que tenemos, pero con ellas no hay una solución para los problemas actuales de Europa, así que no se trata de preservarlas y mejorarlas.
¿Qué propone usted?
Un desmantelamiento planificado de algunas de las instituciones europeas. El euro, o bien dejará de existir o cambiará radicalmente, quizá durará un año o dos, pero no más. A largo plazo le aseguro que algunos países dejarán la zona euro. Pero las élites europeas quieren conservar la estructura porque las ven como un avance progresista.
Dígame qué sería lo óptimo.
Muchos expertos opinan que la solución es una unión fiscal europea, pero esto no pasará por dos motivos. Uno: a los países del sur se les tendrían que imponer unos impuestos que no aceptarían porque implicarían diez o quince años más de austeridad. Dos: los recursos finales para esta política vienen de Alemania y la población alemana no lo aceptará. Por tanto, no inmediatamente, pero en los próximos años, Europa se romperá. Y será mucho peor si se desmorona de forma no controlada. Pero no creo que haya suficiente flexibilidad intelectual entre las élites europeas, por tanto, continuarán así hasta que se desmorone, esta es mi predicción.
¿El liderazgo mundial de EE.UU. también toca a su fin?
En mi opinión ya ha sucedido. El acontecimiento más importante fue la crisis financiera norteamericana. Hasta entonces, EE.UU. se reivindicaba como un modelo económico para el mundo, pero ya antes de la crisis los ingresos del estadounidense medio no habían aumentado durante los últimos 30 años.
Lo escondían muy bien.
Porque los ciudadanos podían acceder a grandes créditos aunque tuvieran ingresos bajos. EE.UU. continuará siendo una gran potencia en un mundo en el que habrá varias potencias, como a finales del siglo XIX, pero sin Europa. El sueño europeo ha terminado y también el dominio occidental […].

Entrevista concisa y contundente a John Gray. Léela en La Vanguardia

deja tu comentario

Comentario