en más o menos

La cultura del esfuerzo, ¿es de derechas?

liderazgo
La deriva de la izquierda (sobre todo europea, pero también planetaria) tiene que ver con el estancamiento de su imaginario. Solidaridad y demás tópicos. Compárese con la renovación del disurso de la derecha, adaptado eficientemente a estos tiempos de crisis: “El PP es el partido de los trabajadores”, según Cospedal.
La derecha amplía su espacio simbólico colonizando el que es, era, propiedad natural de la izquierda sin que esta sea capaz de recuperarlo, ni menos contraatacar. Hoy ya es un lugar común que el empresario es pieza central (léase intocable) del tejido social por cuanto es quien crea trabajo.
Y al mismo tiempo la derecha exhibe como propios y exclusivos valores como nación, rigor, ejemplaridad. O cultura del esfuerzo: ahí está el ministro de Educación anunciando que las becas irán ligadas a las notas.
No importa haber estudiado lógica para inferir que tal apropiación implica que la izquierda había despreciado la cultura del esfuerzo. O sea: la izquierda provoca conformismo, falta de competitivdad, ausencia de estímulo intelectual, parasitarismo.
Y la izquierda cayendo en la trampa: los líderes del PSOE encabezando manifestaciones bajo el lema de “la calle es nuestra” son el mejor argumento para engordar el estereotipo.

deja tu comentario

Comentario