en tiempospos(t)modernos

La nueva publicidad que te invita a no consumir el producto que anuncia

Energizer
Nos resulta familiar un tipo de publicidad neutra que parece obviar su objetivo comercial. En vez de alabar las virtudes del producto o la marca, el anuncio se dedica a mostrarnos imágenes que parecen ser un cortometraje artístico o una galería fotográfica. En vez de incitarnos a comprar, estas campañas publicitarias nos emocionan, nos inquietan con sus mensajes cargados de belleza y humanidad.
Un ejemplo típico: Benetton y sus series contra el racismo o sobre el SIDA diseñadas por Oliviero Toscani. Ninguna referencia a jerseys ni a lanas ni a ropa. En vez de anunciar una marca de moda sus anuncios parecían campañas de una ONG.

Pero ahora llega otro concepto que va más allá. En vez de ignorar el producto, nos previene contra él. Asumiendo una perspectiva políticamente correcta, estos nuevos anuncios (que casi parecen financiados por la competencia, por cuanto muestran los peligros de lo que se anuncia) nos empujan a un consumo responsable.
Ejemplos: una marca de cerveza que alaba al tipo que no bebe, y una operadora móvil que nos invita a desconectarnos (vía cuarto y mitad de ideas):

Ya lo decía McLuhan: el medio es el mensaje. Los contenidos se diluyen hasta casi desaparecer en el flujo emocional del formato. Lo que importa no es lo que se dice sino cómo nos lo dice, quién nos los lo dice.
Así, Heineken nos dice “no bebas cerveza, bebe agua”. Pero nosotros nos sentimos más cerca que nunca de Heineken y cuando estemos en la discoteca pediremos una cerveza sintiendo que bebemos salud y sobriedad.
¿Perversión del lenguaje audiovisual? Más que esto. Una nueva cultura, que no se estudia en las escuelas ni se denuncia en los juzgados. Sabemos de las grandes dictaduras del siglo XX y todos estamos en contra de fascismos, comunismos y demás autoritarismos. Pero apenas sabemos de las nuevas dictaduras.

deja tu comentario

Comentario