en críticas, música, opinión

La O.S.B., de Narcís Bonet a los Salmos de Chichester

simfonica concert Bonet
O.S.B. Obras de Bonet, Barber y Bernstein. Director: S. Brotons
Auditorium, 10 de febrero

Concierto denso pero variado, que contó con la colaboración de diversos solistas y la interpretación de obras cercanas que sin embargo no forman parte del repertorio habitual de la orquesta. Más atractivos: la presencia del compositor de dos de las obras, que para muchos significaron todo un estreno; la participación de la Coral y el Orfeó Universitat por partida doble. Y más. Un maratón, por cuanto la Misa de Narcís Bonet entraña todo tipo de dificultades técnicas y obliga a un esfuerzo de ensamblaje. Por no insistir en las reconocidas complicaciones del concierto de Barber (recuerda el programa de mano que fue rechazado en primera instancia por el solista que debía interpretarlo debido a un virtuosismo que lo hacía “intocable”) y especialmente los salmos de Bernstein, plagada de cambios de ritmo y registro. Mucho, demasiado. El prólogo funcionó como amable introducción. Música bella y emotiva, que nos llegó acompañada del recuerdo entrañable de Eaktay Ahn. Manuel Guillén defendió con serenidad de maestro una partitura que en muchas ocasiones es reflejo de la propia serenidad de Barber, desarrollada en frases amplias y una orquestación sin aristas, a excepción de un tercer movimiento en el que el violinista puso en juego un brillante dominio de la mano izquierda. No hubo bis. Nos quedaba la segunda parte, completamente sinfónico-coral. Orquesta y coros hicieron milagros, defendiendo dos obras plagadas de dificultades y sutilezas. Hay que agradecer el esfuerzo de ambos para montar una composición de Narcís Bonet que tiene mucho de monumental, y que exige nuevas audiciones. Desequibrios parecidos y más que disculpables en esta obra magna que es la obra de Bernstein. Hubo pasajes magníficos, que nos acercaron a la fuerza e inspiración de uno de los mejores clásicos del siglo XX.

Artículo publicado en Ultima Hora

deja tu comentario

Comentario