en críticas, música, opinión

La Tercera de Mahler por la Simfònica de les Balears

Mahler OSB

OSB. Sinfonía nº 3, de Gustav Mahler. Director: Salvador Brotons
Auditorium, 26 de mayo

Quizás no nos merecemos una sinfónica como esta, un concierto como este que cerraba una temporada recortada sin miramientos y (lo que es peor) sin protesta. ¿De qué otra forma queremos hacer país y proyectar la excelencia de nuestra alta cultura, que devuelve a la sociedad mucho más de lo que esta ha invertido? Anoche salimos transportados como ninguna otra comunión puede conseguirlo, haciendo verdad aquello de la trascendencia de la gran música, gracias al compromiso artístico de una orquesta que debería llenarnos de orgullo y agradecimiento. No importa que el primer movimiento (más titánico que ningún otro de su primera sinfonía) pasara por algunos baches de cohesión debidos a la cantidad de cambios repentinos de estilo y dinámica tan característicos de Mahler, y que aquí se acumulan convirtiéndose en una verdadera carrera de obstáculos expresivos. Se impuso el tesón de músicos y director: los otros cuatro movimientos fueron un viaje al cielo recorrido sin prisas. Ni siquiera cuando llegaban estos desmayos del alma que tan bien retrata Mahler o los juegos irónicos y burlescos que atraviesan la obra. Como un tsunami maravilloso se fue desplegando un sentimiento religioso que era pura belleza, hasta llegar a un final climático como pocos, el éxtasis. Interpretado sin afectación, ajustado a la grandiosidad de la partitura. Momentos sublimes: el ‘O Mensh’ de Marisa Roca, la trompeta lejana tejiendo una lánguida melodía que flota como un recuerdo inmortal, el coro de niños. Brotons, en contra de su costumbre, dirigió con la partitura enfrente, señal del respeto con que fue traducida, y esta literalidad consiguió paradójicamente mantener más vivo que nunca el espíritu del compositor en toda su complejidad. Pocas veces hemos podido escuchar una recreación sinfónica tan aplicada y sacrificada, tan entregada como esta. Un milagro que tiene nombres y apellidos.

Crítica publicada en Ultima Hora (30-06-11)

deja tu comentario

Comentario