en críticas

L'actor en desequilibri

L’actor en desequilibri, de Joan Carles Bellviure.
Teatre del Mar, noviembre 2010

actor desequilibriTaller, laboratorio: experimento, investigación. Propuesta arriesgada y estimulante, insólita en muchos aspectos. Y no me refiero al trabajo de improvisación (hay grupos especializados en esto) sino al formato: cinco sesiones únicas planteadas como un ciclo. Teatro abierto, que funciona como durísimo test (reflejos, imaginación, control) para los actores y como oportunidad, casi curiosidad, para unos espectadores convertidos en cómplices o turistas privilegiados. Cinco actores para cinco espectáculos, cinco resultados. Genialidad de Jo (¿a quién sino podría ocurrírsele un montaje así?) que encara la crisis del sector (perdón: de la banca, de las administraciones públicas, de las constructoras) con un canto a la libertad, que subraya la independencia que puede reivindicar el teatro, el arte. También una inteligente llamada al público para atraerlo a un juego distinto al convencional. La crisis como estímulo, como entorno en el que sacudirse hábitos y rutinas. Otro escenario. Buscar más que encontrar, como pasa en todas las instancias sociales y financieras. (Re)inventarse. En este sentido, la experiencia ha resultado positiva, y la respuesta de la gente así lo expresa: en cantidad pero también en atención. Tribunal popular de una prueba servida en régimen de exclusividad. La emoción del directo: la incertidumbre como excitación, de ahí las risas fuera de tono al cazar gazapos de los actores en medio de una escena intensamente trágica. Y una carga extra de adrenalina para los actores, que en ocasiones pagaban con tiempos muertos, tics o frases hechas el precio del sobreesfuerzo.

Artículo publicado en Ultima Hora (28-11-10)

deja tu comentario

Comentario