en despuesdegoogle

Las descargas directas burlan la ley antipiratería en Francia

Hecha la ley, hecha la trampa. O si prefieren la fábula del cascabel y el gato. Si toda la policía norteamericana fue incapaz de aplicar la ley seca, ¿cómo podrán detener las autoridades las descargas de películas y canciones que ya se han convertido en costumbre planetaria, adoptada sin complejos por familias respetables y personas que pagan sus impuestos? Ahí está la tecnología, al alcance de un clic. Internet, grabadoras de CDs y DVDs. Programas como el eMule o Aries, patrimonio universal.
Francia atacó con la ley Hadopi y los famosos 3 avisos, al cabo de los cuales el internauta travieso es desconectado como castigo a su empecinamiento. No problem: estos mismos internautas, usuarios masivos de redes descentralizadas P2P (de la mula a BitTorrent) se están pasando a las descargas directas para saltarse el control policial: según Le Figaro, Megaupload ha incrementado un 35% su tráfico respecto al año pasado.

Fuente: El País

deja tu comentario

Comentario

  1. ¿Qué diferencia hay entre que yo le deje un CD a un amigo o que el mismo amigo se descargue mi CD a través de Megaupload (o Rapidshare)?. Aparentemente ninguna. Si estos programas se limitasen a ser un medio de intercambio, no harían apenas daño a la industria de la música. El problema viene cuando tu puedes (utilizando un buscador como el mismo Google) buscar el archivo de lo que te quieres descargar y te lo bajas de quien lo haya subido a estos sitios, que puede ser cualquier persona del mundo. Por esta regla de tres, basta que UNA persona compre UN solo CD, y lo cuelgue en Megaupload para que se lo pueda bajar el resto de habitantes del planeta con conexión a internet. No, no pasa nada. Ahora bien, ha cerrado Vale Music, Universal Music está pensando en despedir entre el 20 y el 25% de su plantilla, y supongo que a este ritmo seguirán muchas más. Vivimos en un mundo cambiante.