en quevienenloschinos

Liquidar el Estado del Bienestar

tijeras bienestar

Carlos Rodríguez Braun se despacha a gusto en Expansión contra el Estado del Bienestar en nombre del más salvaje neoliberalismo. Propugna algo así como la desaparición del Estado recaudador de impuestos para que cada ciudadano sea libre de invertir sus dineros. ¿Se acuerdan de cuando Aznar reclamaba su derecho a beber sin tutelas? (“No me gusta que me digan que no puedo beber vino ni ir a tanta velocidad”)

Y Alejandro Nieto replica en El blog salmón desmontando sus argumentos básicamente en nombre de la justicia social.

Dos puntos de vista enfrentados, que resumen lo que es hoy la derecha y la izquierda sobre todo desde que se desencadenó la recesión económica global.
Con una diferencia: la derecha se moviliza con mucha más energía. Su leit motiv (adelgazar el sector público para reducir la deuda y el déficit) se apoya en el miedo generado en la población por la crisis y en el descrédito de la política. Es la hora de hacer caso de los mercados para no ir directos a la ruina.
La izquierda se muestra más prudente, incapaz de reivindicar con contundencia un nuevo Estado del Bienestar todavía más justo y con miedos a plantear una política fiscal que grave las grandes rentas, controle las SICAVs y elimine paraísos fiscales.

El desmantelamiento del Estado del Bienestar es un hecho. En realidad ya solo se discute sobre hasta dónde y cuándo ha de llegar porque las urgencias de la deuda ahogan el planteamiento de cualquier otra alternativa.
Falta ver si, pasado lo peor de la crisis, los mercados se aplacan y relajan su exigencia de más víctimas. No lo creo. La dictadura de los mercados ha llegado para quedarse: estamos al principio de un ciclo.

Iustración: Mikel Jaso

deja tu comentario

Comentario