en despuesdegoogle, tiempospos(t)modernos

Los robots ya están orientando la opinión pública

Por primera vez en la historia, un ordenador ha superado el test de Turing. Un programa (un chatbot) ha conseguido engañar a más de una tercera parte de los interlocutores humanos en conversaciones de algunos minutos, ya que fueron incapaces de detectar que hablaban con un software (bautizado Eugene Goostman) en vez de con otro humano. El triunfo de la inteligencia artificial: la máquina puede hacerse pasar por una persona.
Twitter admite que 23 millones de “usuarios activos” en realidad son bots.
Es más: un informe reciente concluye que el 61,5% del tráfico de Internet es generado por programas automatizados o bots.
Eugene-Goostman
De estos datos a hipótesis tan plausibles como la mediatización de tantas campañas en las redes sociales y medios digitales. Qué fácil ya resulta generar corrientes de opinión a favor o en contra de determinada opción o líder: basta con poner a trabajar a los bots, que de forma masiva inundarán la red con mensajes, fotos, frases y noticias de todo tipo programadas de acuerdo a una consigna u objetivo.
Y por aquello de que una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad (Goebbels dixit), las posibilidades de crear artificialmente verdades falsas en Internet son ¿cien mil? ¿un millón? de veces mayor que en los tiempos de los nazis.

deja tu comentario

Comentario