en tiempospos(t)modernos

Mad Men, el macho ha vuelto para despedir la serie

Jon Hamm maltrató hasta casi matar (le golpeó con un remo y prendió fuego a sus pantalones) a un novato en un rito iniciático típico de cuarteles, residencias y universidades. Y parece que hace poco completó un proceso de rehabilitación para dejar el alcohol.
Elizabeth Reaser
Un macho, tal cual su personaje. De los de entonces y de los muchos que todavía circulan por las calles. De los que todavía pueblan el imaginario de tantos hombres (pegar, triunfar, follar) y, ay, de tantas mujeres.

Regresa Mad Men, la serie de culto de AMC. Un canal al que le han bastado tres series (pero qué tres series: Breaking Bad, The Walking Dead, Mad Men) para liderar junto a HBO y alguna más el boom de las series en este siglo.  Mad Men, una serie inspirada en el cine y la televisión; lejos de ser autobiográfica o histórica, el mundo de Sterlling Cooper creado por Matthew Weiner está basado en películas clásicas que ahora ha reunido en una exposición que se presenta en New York entre abril y junio.
Mad Men ha empezado a despedirse con esta segunda parte de la séptima y última temporada, recién estrenada. Y ha vuelto a lo macho: follando y desorientado.

Mad Men pasa por ser una serie sobre la muerte: el personaje cayendo al abismo en . También sobre la fragilidad de la identidad masculina, por muy testosterónica que sea. Los traumas de su infancia (un niño de salud frágil criado en un prostíbulo) le llevan a fracasar una y otra vez en sus compulsivas relaciones sentimentales.

En realidad, Mad Men ya ha empezado su decadencia: la audiencia baja cada nueva temporada, como adelantándose a la despedida. Ya es un clásico. Una serie de ayer, un título que junto a The Wire o Los Soprano revolucionó hace una década el género. Chicos malos y sobre todo ambiguos.

Vista desde ahora, Mad Men parece haber envejecido. Don Draper está más desubicado, más apático que nunca. La agencia le importa poco. Más que conquistar mujeres, se deja conquistar. El principio del fin. ¿Morirá? Si es así (el último capítulo se emite el próximo 17 de mayo), su muerte estará a la altura de la de Tony Soprano.

 

deja tu comentario

Comentario