en despuesdegoogle

Megaupload: la nube entre rejas

Megaupload entre rejas
No se ha aprobado la ley SOPA (de hecho la presión social sigue consiguiendo prórrogas además de disminuir el número de apoyos) pero el FBI ha cerrado Megaupload, el sitio de intercambio de archivos por antonomasia: todo estaba en Megaupload en descarga directa, si no querías recurrir a P2P (torrents, eMule y demás)
No le ha importado a la policía estadounidense que Megaupload esté ubicado físicamente en Hong Kong (¿se imaginan parecida eficacia en la lucha contra paraísos fiscales?) ni que sus servidores albergaran millones de archivos totalmente legales. Más que legales: de uso estrictamente particular, subidos por ciudadanos como si se tratase de un disco duro en la nube.

La actuación del FBI ya ha sido aplaudida por Sarkozy y será saludada con alegría por todos los gobernantes del mundo (incluyo los que se llaman de izquierdas), alineados con los intereses de la industria más reaccionaria. Toda la casuística que acompaña cualquier discusión (informal o jurídica, política o ideológica) sobre los derechos de autor, el libre acceso a la cultura, la piratería, la crisis de la industria del cine y la música…, queda sin efecto ante la actuación del FBI: la policía por encima de la ley.

Lo que queda es la sensación de indefensión. ¿Quién devolverá a los usuarios legales de Megaupload todos los archivos que allí guardaban? ¿Serán indemnizados por tal pérdida?
La lógica de la guerra antiterrorista estrenada por Bush y aplaudida por buena parte del mundo occidental. Guantánamo, invasión preventiva de Irak. Primero se dispara, después de pregunta.

El cierre de Megaupload puede leerse como una declaración de guerra. En vez de esperar los trámites parlamentarios que seguía la ley SOPA, se ponen en práctica sus principios: el bloqueo de sitios denunciados por violación de licencias sin necesidad de investigación ni casi mandamiento judicial. Concretamente, esta operación policial ha incluido prisión provisional para Kim Dotcom )en la foto), fundador de Megaupload, y tres de sus socios, detenidos en Nueva Zelanda a la espera de la extradición reclamada por EEUU:

Ahora falta ver la respuesta de los padres de la web 2.0 (¿qué dirán Google, Facebook y demás?), de los usuarios y de la sociedad. Mientras, Anonymous ya ha tumbado las webs del FBI, SGAE (ambas reactivadas) o Universal, como señal contundente de protesta.

deja tu comentario

Comentario

  1. Nadie en su sano juicio guardaría información en la nube sin una copia de seguridad en un disco duro en casa. Primera consecuencia de esto: la gente va a dejar de utilizar cuentas premium en servidores de empresas extranjeras. Y creo que esta acción solo es el principio de lo que nos espera para que los dueños de los contenidos recuperen su control sobre los mismos. Ahora bien, 5 millones de descargas frustradas no se traducirán en 5 millones de ventas. La historia va por otro camino. Megaupload ha demostrado que se puede crear mucho dinero a base de descargas premium. Lo que harían (si fuesen inteligentes) sería colocarse ellos en lugar de Megaupload con el mismo tipo de negocio.

    • Pero Google, al crear su netbook ChromeOS sin disco duro, iba en esta dirección: guardar todo en la nube. Personalmente, me parece la mejor solución, la más cómoda, segura y moderna. Ten en cuenta que también puede morir tu disco duro y perder buena parte de los documentos guardados. La solución es por supuesto el backup. Backups en la nube: hacer copias y réplicas en dos o tres servidores por si acaso uno cae o (desde ahora) es intervenido policialmente.
      Por otra parte, totalmente de acuerdo en la ceguera de la industria. Si Megaupload era un gran negocio, ¿por qué no adoptaron este modelo?