snapchat

en despuesdegoogle, tiempospos(t)modernos

Mensajería efímera y sexting: de Snapchat a Poke

snapchat
Hace poco más de un año salió Snapchat y en este tiempo ha escalado hasta compartir más de 20 millones de archivos al día. Su éxito fulgurante se basa en la invención de un formato, como ha sucedido con Twitter y otros programas pioneros que definen una oferta capaz de despertar una demanda masiva todavía latente.
En este caso, la mensajería efímera: las imágenes, vídeos o textos se autodestruyen apenas llegan al destinatario.

Si Twitter impuso la brevedad, esta mensajería obliga al olvido. Brevedad (instantaneidad) y olvido (usar y tirar): dos estrategias de supervivencia en estos tiempos de sobresaturación.
Pero hay más: la proliferación de Internet móvil ha popularizado la práctica del sexting (sex+texting), al parecer sobre todo entre chicas menores de 18 años: me grabo en una postura atrevida y lo envío a fulanito o fulanita, este sueño ni siquiera húmedo de exhibicionismo que es la base de los reality y las redes sociales.
Por supuesto, desde Snapchat niegan que su aplicación esté siendo usada por aficionados al sexting: no es bueno que se asocie la marca al sexo como si se tratase de un nuevo Chatroulette.

Snapchat y ahora Poke (la apuesta de Facebook, seguramente escarmentado tras la compra de Instagram: antes de pagar una millonada por una aplicación estrella lanzo la mía propia) ofrecen una solución neutra y limpia a los amantes del sexting: eliminan el rastro de cualquier archivo comprometedor. Garantizan la privacidad antes de que el destinatario tenga la tentación de violarla.

Esta mensajería aplaca el miedo paranoico que está en la base de los controles de seguridad en los aeropuertos, barrios residenciales o en las mismas calles donde cada vez son más abundantes las cámaras de vídeovigilancia. El Otro es siempre sospechoso.
Por otra parte, el hiperconsumismo nos empuja un individualismo exhibicionista. La mensajería efímera salva la contradicción: nos mostramos sin que el otro apenas tenga oportunidad de registrarlo. Narcisismo de urgencia, sin opción de interactuar.

deja tu comentario

Comentario