en mipapámemima

No al aborto

Antifeminismo
Soy antiabortista. Estoy en contra del aborto, como la gran mayoría de personas que conozco. No creo que las mujeres que abortan lo hagan por algún tipo de militancia o convencimiento ideológico o por simple frivolidad, sino más bien por necesidad.
Pero algunos colectivos no aceptan que la necesidad (económica, social o pura supervivencia física de la mujer embarazada) justifique la legalización del aborto. Entre estos colectivos destacan el masculino (estos maridos, novios, padres y opinadores que insisten en que el hijo no es propiedad de la madre) y el eclesiástico (estos curas y obispos que se oponen incluso a cualquier sistema anticonceptivo)
No veo motivo para la polémica o el enfrentamiento. Se me ocurren dos simples propuestas. Una, que todos los hombres estemos obligados por ley a cargar con las obligaciones domésticas de criar a un bebé desde que nace hasta su emancipación. Dar el biberón, lavar la ropa, hacer la comida y todas las tareas del hogar. Dos, que la iglesia admita mañana mismo que las mujeres puedan ordenarse sacerdotisas, obispas, cardenales y papisas.
Y si todavía estos dos cambios resultasen insuficientes propongo que por ley las mujeres cobren un 20% más que los hombres, como expresión solidaria de unas instancias políticas, legislativas y empresariales hasta ahora monopolizadas por hombres, que han dado como resultado un mundo a la medida del macho. Sería bonito ver una parroquia al mando de una sacerdotisa, a la que atiende en sus labores domésticas su hermano.
O tal vez todo esto nos parezca una extravagancia porque nos encanta que la mujer tampoco tenga derecho a abortar.

deja tu comentario

Comentario