en cosas, opinión

Ofiuco, el Zodíaco postmoderno

Ofiuco

Dicen que ya no hay libros de aventuras porque hace tiempo se acabaron los territorios por explorar. Después de Livingstone o Darwin, ya no queda ningún Stevenson capaz de contarnos cómo pueden descubrirse tesoros en islas remotas. Por eso ‘Perdidos’, la serie más descargada de la historia, tuvo que ubicarse en un lugar mítico que acabó confundiendo a sus propios guionistas. No hay más misterios que los que desvela la biotecnología o la física nuclear: el cuerpo humano o el átomo como materia de asombro, que aporta a nuestra realidad las dosis necesarias de novedad como para seguir maravillándonos. Células madre y el Gran Colisionador: más que descubrir ahora queremos recrear, cambiar, construir una nueva realidad. El principio de la cirugía estética aplicado a nuestro entorno. Después está la presión consumista que nos obliga a modificar todo nuestro equipamiento (ropa, coche, decoración, teléfono) cada tres por cuatro. Así no es de extrañar esta fiebre por renombrar las cosas. No nos sirve el Zodíaco que ha hecho felices a los crédulos durante siglos y siglos. Lo mismo que hemos expulsado del sistema solar a Plutón, ahora hemos adoptado un nuevo signo o constelación. Se llama Ofiuco y se ha colado entre noviembre y diciembre, para desesperación de los creyentes y satisfacción de los astrólogos, que ya han renovado sus cartas y predicciones de acuerdo al nuevo mapa astral. No somos lo que creíamos ser. Un Aries de siempre resulta que ahora es un Piscis, y así sucesivamente. El Universo se parece a los mercados. Volátiles.

Artículo publicado en Ultima Hora (18-01-11)

deja tu comentario

Comentario