en más o menos

Oscars: al cine le gusta el cine

dujardin
Entre las funciones comunicativas hay una que siempre resulta difícil de explicar: la metalingüística. Cuando se usa el código para referirse al código. La definición resulta insuficiente por abstracta. Entonces uno pone el ejemplo típico: “la palabra ratón se acentúa”. Y parece que la dichosa función es exclusiva de profesores y solo se da en situaciones acotadas como una clase. De lengua, por supuesto.
Pero esta función autorreferencial se da en otros ámbitos. Cada vez que un código se libera de su función comunicativa más inmediata y pragmática para volverse hacia sí mismo y contemplarse. Digamos, en una suerte de giro narcisista. Teatro dentro del teatro, cine dentro del cine, fotos que captan cómo se hace otra foto: la técnica o el arte como objeto de la propia técnica o del propio arte. Juego y virtuosismo que satisfacen pulsiones creativas que tienen algo de endogámicas: hablar de lo que uno sabe para aquellos que también saben.
Pero esta tendencia (¿tentación?) choca contra la naturaleza comercial del cine, de la pintura. Hay que vender la obra y debe ser accesible, inteligible, consumible por el gran público. Aunque sea lego, inculto, ajeno a las sofisticaciones y erudiciones de la profesión.
The Artist o La invención de Hugo son películas metalingüísticas que rebuscan en los orígenes de la historia del cine, a la búsqueda del santo grial que movilizó más a Méliès que los Lumière. Y esta mirada introspectiva seduce a la Academia: son películas sobre la famiglia. Homenaje al gremio, exaltación de la genealogía. Sobre todo porque ambas están envueltas de las funciones básicas de la comunicación publicitaria. seducir, entretener, emocionar. La magia del cine, base de una industria multimillonaria. A los jurados y académicos les gusta el metacine (algo que practica Woody Allen con frecuencia) siempre que sea comercial (algo que no respeta Woody Allen con la misma frecuencia: de ahí que solo se haya llevado el Oscar al mejor guión) Y gracias.

deja tu comentario

Comentario