en mipapámemima

Papá guay

Nada que ver con la figura del padre castradora sobre la que edificaron sus constructos Freud o Lacan: hoy el papá oscila entre el susto de quien tiene que pagar la pensión o cambiar algún día el pañal, y la alegría de dar rienda suelta al jugón que todo macho siempre ha llevado dentro y que hasta ahora se desahogaba en el deporte o los vídeojuegos.
El hijo como compañero de juegos, ¿cómo no se le habría ocurrido antes esta regresión a la infancia?
Al menos esta relación lúdica como estrategia escapista resulta de lo más guay.

Vía No puedo creer

deja tu comentario

Comentario

  • Contenido relacionado por Etiqueta