en tiempospos(t)modernos

Stop Hombre Lija

La Fundación de Ayuda al Hombre Lija tiene un comando de activistas que trasladan a la calle su programa: acciones concretas para luchar contra el abuso masculino (por supuesto sexista) que supone la barba. Quizás entroncado con los grupos feministas que denuncian ablaciones de clítoris o asociaciones comprometidas contra la violencia de género.

Quizás. En la postmodernidad, los discursos se entrelazan y vacían. Se corrompen mucho más rápidamente que en cualquier época pasada porque compiten en el mercado de usar y tirar que la publicidad y el marketing se encargan de renovar con ritmo frenético. Sin tiempo para la reflexión y a base de spots cuyos planos apenas duran 1 segundo.

Ahora es Gillete quien se apropia y juega con el discurso anti machista. Mañana será cualquier otra marca

deja tu comentario

Comentario