en más o menos

¿Tú también, Fidel?

Montón de fotos, vídeos, vídeoclips, imágenes de todo tipo. Freddy Mercury riendo, saltando, desafiando los límites. Apasionado, vitalista, rompedor. Eterno. Hasta que desapareció, apenas unas fotos donde se muestra deteriorado y retraído. La confesión de que tenía SIDA y enseguida la muerte. ¿Tú también, Freddy Mercury? 25 años después todavía sus fans lo veneran como hacen con Elvis o Lennon o Cobain o Amy. Negando su desaparición física, su muerte. Los mantenemos vivos, criogenizados. Presentes en las pantallas y los altavoces. Espléndidos, repletos de fuerza. Momificados como hacían en Egipto y tantas culturas empeñadas en preservar el tránsito de la muerte.

freddyfidel
Fidel murió hace años. Hasta la victoria siempre, repiten sus fans como si no hubiese muerto, esta vez de verdad y para siempre. Se fue cuando tuvo que renunciar al micrófono interminable, aferrado todavía a la vida casi vegetativa como suelen hacer los grandes dictadores. Pinochet, Franco, Steve Jobs. Decadencias físicas longevas, tan distintas de las de los ídolos del rock, mucho más fulminantes.

Tú también, Fidel. Y seguimos huérfanos de un discurso válido que nos acompañe a la hora de la muerte. Tanto da que sea de un simple y anodino familiar como de un héroe planetario, de un treintañero súbito o de un vejestorio que arrastra las zapatillas.
Mamá, ¿adónde van los muertos?

deja tu comentario

Comentario

  • Contenido relacionado por Etiqueta