en política

Túnez, Argel, Yemen, Egipto: la revuelta impredecible

egipto revuelta
El muro de Berlín cayó con la misma naturalidad con que se derrumbó el imperio soviético: la historia no respeta los currículums. Ahora se ha despertado una oleada de protestas callejeras que irrumpe en la historia con la misma contundencia, o sea sin guión previo. Al menos, oficial.
El mundo árabe se mueve en una dirección desconocida y aún prohibida por tantos gobiernos autocráticos, monarquías y dictaduras más o menos encubiertas. Para confusión de Occidente, que parece no saber cómo reaccionar: mientras Hillary Clinton expresa diplomáticamente su apoyo a la democratización de Egipto, la Unión Europea se esconde o se limita a pedir a las autoridades egipcias que eviten la violencia.
De repente, la disyuntiva que tanto asustaba aquí (fundamentalismo versus laicismo) pero a la que nos habiamos acostumbrado y para la que disponíamos de discurso oficial, se diluye para dar paso a otra que nos retrotrae, con todas las diferencias que separan ambas culturas, al mayo del 68 y las revueltas estudiantiles en EEUU contra la guerra de Vietnam.

En esta ocasión la gente también quiere libertad, pero sobre todo protesta por la falta de trabajo, por la corrupción gubernamental, por la subida de precios. Más de 1.000 heridos en El Cairo y al menos 13 muertos en Suez (según Reuters), datos provisionales en una ceremonia de la confusión informativa: la administración de Mubarak no estaba entrenada para contar esta historia. Ni seguramente para registrar los datos con objetividad. Tanques en la calle, la policía se retira y arde la sede el partido del gobierno, mientras detienen a El Baradei y bloquean Internet y las redes móviles: gestos contradictorios y tal vez desesperados. ¿El principio del fin?, de una larga historia de equilibrismos diseñada por el mesías Nasser y continuada por Sadat y el mismo Mubarak.
¿Y después? Mañana, la semana que viene. Nada volverá a ser igual de plácido. De falso.

Foto: Yannis Behrakis

deja tu comentario

Comentario